LA BUROCRACIA NO ESTÁ EN NUESTRAS MANOS, ¿ÉSTA EN TUS MANOS?

AUTOR: NANCY LILIANA MARINEZ SANDOVAL

“TODO EL SISTEMA GIRA EN TORNO A LA BUROCRACIA”

En  la  actualidad  y  desde  tiempo  atrás  nos  encontramos  inmersos  en  una sociedad burocrática, para K. Marx la burocracia es una fracción de la clase dominante que tiende a perpetuar el sistema y su poder. En la  sociedad global de la que formamos parte, en cualquier actividad que se realice, las personas con poder solo ejercen su voluntad, sin tomar en cuenta a los demás, del lado contrario el subordinado  sigue un patrón de conducta servicial y de sumisión para satisfacer la voluntad del otro.

Erróneamente la sociedad tiene la creencia de que las personas valen por lo que tienen, entre más propiedades, lujos, objetos de valor monetario, más valor tiene como persona. Esto sucede en cualquier actividad en la que se encuentren inmersos, una de las actividades principales que no está exenta  de este patrón , en  la  cual  gira  la  vida  de     millones  de  personas,  siendo  una  actividad imprescindible  del desarrollo económico de cualquier país, de la cual dependen importantes sectores productivos, es la educación.

Es interesante analizar la posición y función del profesorado en esta línea burocrática, Pierre Bourdieu menciona que estamos inmersos en una “estructura social” en la cual están involucrados sistemas de enclasamiento, en las que se hace mención que la persona predominante es aquella que por su posición pertenece a la cultura seleccionada.

En esa misma línea Weber comparte una teoría que engrana con Bourdieu, el menciona un concepto  atinado  del medio “la Burocratización”, la  cual es una realidad social de la cual formamos parte, el que está mejor posicionado es el que manda sin escuchar o tomar en cuenta a las personas, si está en desacuerdo la sociedad dan uso de aparatos represivos e ideológicos para mantenernos como lo comenta asertivamente Althusser “dominados por el capitalismo”.

Estas realidades emitidas por sociólogos es lo que se vive a diario, es lo que refleja el entorno, está es la sociedad en la que nos encontramos  dentro de cualquier contexto, íntimamente ligada a nuestra vida cotidiana.

Analizando al magisterio, la generalidad de las personas piensan que el docente es un sujeto con cuantiosos beneficios, el cual su salario es bueno, goza de bastantes prestaciones, por mencionar algunas vacaciones en diversos períodos, horarios accesibles, impartir una materia. Eso es lo que la sociedad  ve desde una perspectiva incompleta, no ven la realidad total,   en la que el docente enfrenta cada año retos más complejos, tiene que tener dos trabajos para sobrevivir, las demandas de la sociedad actual tiene cambios constantemente

Una  de las realidades que más impacta en este entorno es la teoría clásica sociológica de la educación de Weber, el menciona tres aportaciones la racionalización, la modernización y la burocratización siendo esta última la que se tomara en cuenta, para iniciar a comprender al educando. La burocratización de la sociedad  fue  considerada  como  irreversible  por Weber  y  por algunos  de  sus seguidores. El sueño de la escuela pública se ha visto progresivamente burocratizado  por  unos  políticos  y  técnicos  que  elaboran  reformas  que  no escuchan a las personas y por un funcionario que se considera propietario de los centros  educativos.  Sin  embargo,  las  mejores  propuestas  educativas  de  la actualidad y las que están obteniendo mejores resultados son las que están invirtiendo esos procesos burocráticos devolviéndolos a las escuelas, al conjunto de la ciudadanía, al colaborar el profesorado con el alumnado, familiares, asociaciones y demás entidades. No obstante, las aportaciones sobre la burocratización de Weber sirven para analizar también esos procesos inversos a los que  él llegó a prever.

Weber menciona acertadamente lo que está sucediendo y seguirá prevaleciendo en México, en donde podemos prestar atención que son los funcionarios, políticos y técnicos que hasta el día de hoy tienen el poder de hacer y deshacer lo que quieran, con las escuelas públicas y a su vez con los docentes, no nada más en las públicas si no poco a poco también van adquiriendo poder en los planteles privados.

En otros países como Finlandia el gobierno ha sabido involucrar al personal de la educación para llegar a la calidad, el éxito se debe a varios factores, como: grupos de pocos alumnos, un solo maestro por los diversos periodos de educación (preescolar, primaria y secundaria), salarios altos, confianza, respeto al trabajo del docente y de los alumnos, preparación mínima del profesor a nivel maestría, entre otros factores.

Weber menciona el proceso de involucramiento como necesario para mejores resultados al contexto escolar, las derivaciones serían satisfactorias para la sociedad, pero no causaría el mismo efecto para los que imperan,   esa acción daría un impacto negativo para ellos, prefieren mantenerlos cabeza abajo y gozar de los beneficios que ya tienen garantizados.

Como podemos razonar la sociedad educativa y cualquier otra está inmersa por esferas de poder, donde se encuentra desde el que está posicionado en la cúspide que es el capitalista, yéndonos al polo inferior respecto a la educación el docente que es uno de los que recibe órdenes y las tiene que acatar para poderse mantener en su habitus, es decir en su área laboral.

Es como la analogía de las ovejas; desde las ovejas más jóvenes hasta las más experimentadas deben obedecer al pastor, el que trate de salirse del rebaño en primera instancia lo encausan con los demás, si sigue dispersándose lo mandan encerrar. Si analizamos es como se  desenvuelve  la sociedad no  solo en  las esferas de la educación, si no en los diversos contextos  o grupos sociales.

Uno de los teóricos que abarca sobre esta realidad social, podemos encontrar la teoría sociológica de la educación de Althusser que fue el creador del estructuralismo Marxista. Fue también el que inicio su aplicación al análisis de la educación, es decir modelo de la reproducción. En su trabajo Ideología y aparatos ideológicos del estado (1975) afirmaba que el estado aseguraba la dominación capitalista  a  través  de  los  aparatos  represivos  y  los  aparatos ideológicos  del estado.

Los aparatos represivos, como la policía o el ejército, funcionaban prioritariamente con la fuerza como todavía se observa en estos tiempos, dando inclinación a los sucesos del magisterio como es la lucha del 2013 del profesorado, estando en contra de   la nueva reforma, en la cual manifiestan que pisotean sus derechos laborales más que pelear por que no se les evalúe como dicen los medios de comunicación (siempre distorsionando la realidad de los hechos). Los docentes desde hace más de una década han sido evaluados, no desertan de esa valoración,  al contrario los burócratas son los que no le han dado seguimiento a lo que habían pactado, mencionaban que se iba a evaluar al educador para ver sus debilidades cognitivas y habilidades frente a grupo, que dependiendo de esos resultados  lo  iban  a  canalizar  y  así  capacitarlo     en  cursos  que  les  sean significativos para su práctica, así como  los alumnos serían los beneficiados en los contenidos y aprendizajes, no se ha cumplido pero no es  porque el educador se oponga, si no que el burócrata no sabe ni lo que dice en las reformas solo las aprueba y no le da seguimiento, ya que al que está más arriba no le conviene que sean estudiadas las nuevas reformas, solo se les manda que se les apruebe, y las pasan por vistas, siendo que el del poder   si las analizo con detalle viendo su conveniencia y beneficio.

La  función  de  los  aparatos  ideológicos  funcionaba  prioritariamente  con  la ideología. Que es lo que hasta hora predomina más en este ámbito sin eximir  a los demás; en  esta sociedad se venden las ideas o intentan venderlas a como dé lugar, y las tienen que comprar si no vienen las represiones, al estar en esta situación prefieren ser débil y unirse a la masa. Ambos aparatos tanto represivos como  ideológicos  tienen  el  mismo  objetivo:  el  de  asegurar  la  dominación capitalista.

También Pierre Bourdieu va encaminado a la opinión de los teóricos anteriores, comparten el pensamiento “poder atraer al poder”.

El concepto central de Bourdieu es el habitus. Por un lado, el habitus es el sistema de enclasamiento de las prácticas que producen los agentes –que él llama estructura estructurante-, por otro lado, es a la vez el principio generador de prácticas objetivamente enclasables –o estructura estructurada-. Por ejemplo, la escuela crea habitus que son transferibles a otros campos sociales, y lo hace a través de una violencia simbólica que legitima su poder arbitrario. Su cultura es producto  de la selección cultural y a su vez es productora de una selección de las y los estudiantes. Así, quienes debido a su posición pertenezcan a la cultura seleccionada, serán quienes  tendrán éxito, y los demás serán excluidos, una exclusión que, a la vez, toma el papel de autoexclusión en la representación que los agentes hacen su propio papel.

Esta  información  ejemplifica  el  rol  del  estudiante,  pero  no  exonera  al  rol  del docente  que en términos sociológicos es lo mismo. El docente que acompaña a los altos mandos obtiene más beneficios que los que no comparten con estos. Pueden adquirir puestos más remunerables, ir más allá como el acomodar a los suyos en el ámbito laboral, entre muchas otras satisfacciones.

Pero ¿que están dispuestos los docentes  a dar o hacer para llegar un peldaño más arriba?, ¿será que vale la pena correr riesgos? ¿Sera mejor vivir bien, que vivir en paz? Estos cuestionamientos se deben de hacer antes de estar dentro de la elite que se desea habituar. Varias de las veces solo se necesita en el habitus, ser inteligente para la vida esta quiere decir reflexionar sobre los aspectos que conlleva la sociedad y  estar dentro de esa masa o fingir estarlo ,manteniendo tus ideales y llevando la práctica educativa. Hacia donde la quieras orientar.

Todo depende de cada uno de los que conforman la sociedad.

BIBLIOGRAFÍA Y FUENTES CONSULTADAS.

•Témpora, revista de Sociología de la Educación

•Francisco Fernández, Libro sociología de la educación

 

Comentarios

comentarios